El siguiente decálogo está inspirado en una publicación realizada por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Nosotros hemos tomado algunos puntos e incluido otros, que también consideramos aconsejables tener en cuenta para hacer que nuestra presencia en los distintos destinos visitados sea lo más imperceptible y respetuosa posible para la naturaleza y la comunidad local.

1) Todos los lugares tienen su propia historia, naturaleza y cultura. Los turistas debemos informarnos sobre estos temas, de manera que nuestra conducta y actitud no les provoque ningún daño.

2) Convivamos en armonía con la naturaleza. Observemos la fauna silvestre desde cierta distancia sin perturbar su hábitat.

3) Recordá que los recursos naturales, como el agua y la energía, son bienes escasos. Utilizalos con moderación.

4) En los alojamientos que no tengan una política de gestión ambiental, pedi que no te cambien las sábanas y toallas hasta tanto no lo consideres necesario.

5) Llevá siempre tus propios productos de aseo personal y evitá consumir los amenities que ofrecen en general los hoteles.

6) Utilizá pilas recargables.

7) Procurá no recibir folletería innecesaria.

8) No arrojes residuos. Conservalos hasta encontrar recipientes habilitados al efecto.

9) Consumí productos que sean expresión de la cultura local, conocé su patrimonio histórico y cultural.

10) En cuanto a la gastronomía, priorizá consumir comidas locales y, de ser posible, elaboradas con productos orgánicos.

11) Si tenés sugerencias, tomate el tiempo para comunicarlas a los prestadores turísticos que contrates en cada destino. De esta manera podremos mejorar la actividad en función de un desarrollo turístico más sustentable.

¡Relajate, disfrutá y dejate sorprender!